lunes, 13 de noviembre de 2017

En busca del fermento del aprendizaje.



Como primera tarea del curso "Gestión de espacios educativos" nos plantean dar respuesta a las siguientes preguntas:

¿Crees que los sistemas educativos vigentes se ajustan a la realidad de la sociedad en la que vivimos?

Creo que ni nosotros mismos somos capaces de adatarnos a la realidad social en la que vivimos y consecuentemente los sistemas educativos tampoco.
Podría considerar nuestro ritmo vital ya no como frenético, sino como esquizofrénico, carente de referencias veraces a una realidad tangible. 
Nos movemos casi arrastrados por inercias de masas que sin sentido escapan de algo llamado "anticuado" que cada vez está más cerca y ante lo cual no logramos desarrollar las suficientes capacidades para aumentar nuestra velocidad de escape.
Rodeados de "gurús" y emblemas publicitarios que nos recuerdan que es fácil correr más, 

Y ahí, están los sistemas educativos, entre esas masas caóticas, frenéticas y esquizofrénicas, a modo de inservibles sillones, en el mejor de los casos, sillas verdes en la mayoría,  ante las que nadie se quiere sentar y que estorban para correr.


¿Crees que durante las últimas décadas ha cambiado el modo en que las personas aprendemos?

En mi opinión esta pregunta esconde un error, y es el de concebir el aprendizaje con un proceso o método estático. Creo que ha cambiado el modo en las que las personas aprenden en las últimas horas, ese esa es la clave. La educación y sus procesos son procesos dinámicos, anárquicos y aleatorios en gran medida. 
Yo estoy haciendo un curso online, ante el cual nunca pensé podría sacar tiempo ni disciplina para hacer, por ejemplo, y esta mañana me he dado cuenta de otras tantas cosas sin 

¿Qué es un espacio educativo?

Espacio educativo, en mi opinión es el espacio espontáneo donde confluyen una necesidad y la solución a esta.

¿Por qué la transformación de un espacio educativo podría contribuir a mejorar la calidad de la educación?

Creo que no es fácil controlar la espontaneidad del aprendizaje, pero sí podemos contribuir a generar entornos favorables para ésta se pueda dar.

Entornos confortables, donde los cohabitantes que convivan en él se sientan cómodos y no tengan preocupaciones primarias.

Entornos motivadores. Donde se planteen necesidades en busca de que sean asumidas y confluyan con las soluciones.








domingo, 12 de noviembre de 2017

Realidad Virtual, realidad vivencial.


La realidad virtual se presenta no tanto para mostrarnos novedades pedagógicas, sino para recordarnos aquellas antiguas que consideran la experimentación, la vivencia y la práctica con único camino hacia el aprendizaje verdadero. 

Una herramienta útil, económica y sobre todo efectista que supondrá todo un reclamo para nuestro alumnado deseoso de acción y adicto a la emoción

Me pregunto que habría opinado Francisco Giner de los Ríos... nunca lo sabremos, pero creo que esto de la Realidad Virtual, le habría parecido toda una pasada para su Institución Libre de Enseñanza.

Recursos:
Educalab mooc INTEF (curso realidad virtual en educación)
Youtube (vídeos con reconocimiento de autoría)
Imágenes propias: Pedro Pablo Suárez del Río.

lunes, 6 de mayo de 2013

Días buenos, días malos

Definitivamente, después de 6 años impartiendo la asignatura de Educación Plástica y Visual, me doy cuenta de algunas cosas que considero a día de hoy importantes para mi salud como "profesor".

No puedes valorar nada de manera impulsiva.

En mi caso, soy muy dado a modificar, cambiar y alterar programaciones por las primeras sensaciones... y después de un tiempo, me doy cuenta en un alto porcentaje es un error.
¿Por qué? porque las valoraciones necesitan perspectiva.
No siempre las primeras sensaciones son las mejores, puesto que en la mayoría de los casos están condicionadas por factores puntuales y personales. Es lo que tiene ser humano.
En muchas ocasiones puedo llegar a tirar por tierra planificaciones de meses en un día... y ciertamente, me doy cuenta que es un craso error.

Otro de los factores que considero importantes para no seguir con esta tendencia, es que en la reestructuración de proyectos programados hay más aprendizaje que en el descarte sistemático.
Es fácil decir que de los errores se aprende, pero cada día creo más en ello.
El descarte, no contempla el error como una vía de aprendizaje y después de algunas experiencias positivas, podría afirmar que de la lucha por sacar proyectos imposibles hacia delante he aprendido más que en los nuevos planteamientos.

No debo olvidar mi condición de humano y los errores que ello conlleva... es más cada vez más debería valorar esta condición y los errores que ello conlleva.

Respira, descansa, valora, respira, descansa, valora...


jueves, 12 de abril de 2012

Ejemplo de autoevaluación



https://docs.google.com/spreadsheet/pub?key=0Ahxpa8u1uAesdC04QVB0ZHF6bjlUVktlSVY1SWNCMlE&output=html